Blogia
elpirineoNOsevende

Río Aragón....Pirineo

Río Aragón....Pirineo ¿Qué pasa con el río Aragón?     La cabecera del río Aragón ha sufrido en poco tiempo dos desastres ambientales. Primero murieron 700 peces por falta de agua, y a los pocos días se produjo una riada que causó graves daños. Dos hechos que, en apariencia desconectados, podrían tener un mismo origen. Para conocer las causas debemos saber qué ocurre con el río Aragón desde su nacimiento hasta Jaca. Ya en su cabecera, el río está gravemente alterado pues nace bajo los aparcamientos de dos estaciones de esquí. Un poco más abajo, su cauce está interrumpido por la presa de Rioseta que deriva sus aguas hacia la presa de Canal Roya que a su vez se lleva el agua hasta la presa de la Canal de Izas, desembocando el tubo en la central hidroeléctrica de Canal Roya (Canfranc Estación). Los ibones de Ip e Iserías están represados vertiendo sus aguas a la central y contraembalse de Ip, aguas abajo de la estación internacional. Apenas el agua ha llegado al río es derivada por un canal hacia la central de Villanúa, desde donde un nuevo canal se la lleva hasta la central de Jaca. Tanto en Aratorés como en Castiello existen sendos azudes que sacan más el agua del río para producción eléctrica. Después, está la captación para agua de boca de Jaca. Cabe decir que las concesiones de cada una de las centrales superan el caudal medio anual del río en régimen natural, por lo que cualquiera de ellas tiene la capacidad de secar el río, como todos los habitantes del valle comprobamos durante buena parte del año. ¿De verdad creen que la pequeña concesión de Jaca ha secado el río? Por otra parte, las empresas hidroeléctricas intentan tener sus pantanos lo más llenos posible por lo que, cuando se producen episodios torrenciales como el del 30 de septiembre, tienen poca capacidad de maniobra y se ven obligados a desembalsar a toda prisa (en Sopeira saben de lo que hablo). Después, están los diques de retención de sedimentos de los barrancos, auténticas bombas de relojería (como se comprobó en el barranco de Arás), donde miles de toneladas de piedras y barro acumuladas durante años amplifican la magnitud de las riadas. Por último, pero no menos importante, está las canalizaciones, la ocupación por construcciones del dominio público hidráulico, y el relleno de los cauces y las llanuras de inundación. En el caso que nos ocupa, con los escombros del túnel de Somport se elevó en varios metros la llanura de inundación de la Rambleta de Villanúa y se canalizó el río, allí donde éste tomaba una gran amplitud y sus árboles y arbustos amansaban las aguas de las avenidas. Las canalizaciones de los ríos agravan las riada aguas abajo, pues al estrecharse el cauce aumenta considerablemente la velocidad de sus aguas (como el colesterol en las arterias), de forma que cuando se acaba la escollera, toda la fuerza acumulada se concentra a partir de ese punto, en nuestro caso en la piscifactoría Los Rigales, que quedó arrasada (y les recuerdo que poco más allá hay un campamento juvenil que afortunadamente no está ocupado en esta época). Rápidamente, opinadores y políticos poco informados achacaron la sequía del río a la toma de agua de boca de Jaca, y la riada a la “suciedad” de los barrancos, pidiendo inmediatamente la “limpieza” de ríos y barrancos y la construcción de más escolleras. Sin embargo, las causas se encuentran en el poco respeto que se tiene a nuestros ríos, pues les quitamos su especio vital y de vez en cuando las aguas vuelven al cauce del que nunca debieron ser expulsadas, ocasionándonos graves daños de los que sólo nosotros somos responsables. 

   Enviada a  aragondigital por: José Luis Benito, doctor en Biología; Jaca (Huesca) y que difundimos en esta blog de Chobentú-Jóvenes de CHA

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres